El otro 11-S: en memoria de Salvador Allende

A favor de la democracia
En contra de las dictaduras
Por la libertad individual y colectiva
En contra de la intolerancia

                                    

Antonio Casares (Cantabria, 1946-) ODA A LA LIBERTAD, CANTO A LA TOLERANCIA 
 Yo sueño con un mundo (un mundo que no existe)
en el que todo fuera igual que el primer día, 
cuando todo era un sueño, cuando nada era triste, 
y en las almas reinaba la más bella armonía. 
 
La tierra sería entonces un nuevo paraíso 
donde nunca se oiría la voz de la serpiente. 
Todo aparecería tal como Dios lo quiso: 
puro como el recuerdo de un amor inocente. 
 
A la hora del alba abriríamos los ojos 
para ver cómo nace lo igual y lo diverso, 
ante el dios de la vida nos pondríamos de hinojos 
dándole las gracias por crear el universo. 
 
Allí estaríamos todos unidos por el lazo 
invisible y profundo de la eterna belleza, 
y podríamos sentir el luminoso abrazo 
-maternal y divino- de la Naturaleza. 
 
Abriríamos las puertas de lo desconocido 
para ver el paisaje que sueña a nuestro lado, 
el sol como una rosa del jardín del olvido, 
el mar como un jardín que no hemos olvidado. 
 
Pasaríamos los días olvidando el fracaso 
de vivir en un mundo que no tiene ideales, 
mirando con nostalgia la rosa del ocaso 
o la que brota pura junto a los manantiales. 
 
Seríamos iguales: jóvenes, niños, viejos, 
hermanos inmortales como siempre lo fuimos, 
podríamos mirarnos en todos los espejos 
y vernos como somos, como siempre nos vimos. 
 
Seríamos como dioses y al mismo tiempo humanos, 
no habría para nosotros ni muros ni secretos, 
no existirían esclavos, ni pérfidos tiranos 
que traten a los seres humanos como objetos. 
 
¡Ah, qué sueño más dulce el ver sobre la tierra 
a nuestros semejantes sin muro ni distancia, 
alejados del odio, del mal y de la guerra, 
y de la intransigencia, y de la intolerancia! 
 
¿Por qué levantan muros visibles o invisibles, 
por qué cierran las puertas del mundo y de la vida? 
¿Es que no tienen alma, es que no son sensibles 
a la eterna belleza que a gozar nos convida? 
 
Si negras son las noches, nadie abomina de ellas, 
libre es el mar y nadie lo quiere encadenado. 
¿Por qué el hombre no puede mirarse en las estrellas 
y amar la libertad como nadie la ha amado? 
 
Yo amo la libertad sobre todas las cosas, 
porque ella me da alas para seguir volando 
sobre un mundo mezquino, para mirar las rosas 
del jardín de los sueños, para seguir soñando 
 
con un mundo que sea tal como se desea, 
libre como las alas del pájaro que pasa 
sobre las altas cumbres, con un mundo que sea 
nuestro edén, nuestro hogar, nuestro dios, nuestra casa. 
 
Amo la libertad y la canto y la sueño 
porque quiero que todos la compartan conmigo. 
Es el pan para el alma en la mesa sin dueño, 
es la luz que nos guía en un mundo enemigo. 
 
Deja la flor que juegue el viento en su corola, 
el bosque que la brisa peine su cabellera, 
el hosco mar que el niño se acune con su ola, 
la nieve se deshace por ver la primavera. 
 
Pero el hombre no quiere, el hombre se resiste 
a dejar que los otros gocen de su albedrío, 
y quiere ser el dueño de todo lo que existe 
y mostrar orgulloso todo su poderío. 
 
Presume de ser dueño de todo lo que vive 
y quiere poner yugos en los cuellos ajenos, 
hace leyes injustas, pontifica, prohibe, 
se cree más que los otros y no puede ser menos. 
 
Y yo sufro mirando lo que ocurre, y me pesa 
la vida como piedra que subo a la montaña. 
Me siento como Sísifo a la trágica mesa 
de la muerte insensible que afila su guadaña. 
 
¡Ojalá que esto hubiese sido una pesadilla, 
una visión absurda, un terrible espejismo! 
Pero veo, sin embargo, con horror, cómo brilla 
la guadaña del odio sobre el último abismo. 
 
Hay que mirar el mundo como una despedida, 
porque nada es eterno. Pronto vendrá la muerte 
a segar nuestros sueños, a romper nuestra vida.
Alea iacta est, echada está la suerte. 
 
Pienso en Voltaire, en Locke, en Antonio Machado,
en los que dieron luz a nuestro mundo oscuro.
¿Por qué, ciegos del alma, los hemos olvidado?
¿Construiremos sin ellos el sueño del futuro?
 
Con un pie en el estribo del siglo XXI, 
conciente de que nadie quiere oír al poeta, 
yo pido tolerancia y libertad, que ninguno 
se vuelva a sentir solo sobre nuestro planeta. 
 
Sobre nuestro planeta, el planeta del hombre, 
un mundo que es de todos, aunque no quiere dueño. 
Os hablo con el alma, y os lo pido en nombre 
de un mundo que no existe, pero con el que sueño... 
El último discurso de Allende: http://www.youtube.com/watch?v=g1QJ-y_xUmk
Una canción: http://www.youtube.com/watch?v=u436OUA6phU (Yo pisaré las calles nuevamente, Pablo Milanés y Víctor Manuel)

Un libro: Chile: El Otro 11 de Septiembre.Editado por Pilar Aguilera y Ricardo Fredes. Artículos: Ariel Dorfman, Salvador Allende, Pablo Neruda, Victor Jara, Joan Jara, Beatriz Allende, Fidel Castro, Mario Benedetti.

Una antologia acerca del golpe de estado en Chile por Augusto Pinochet en septiembre de 1973. Incluye un conmovedor ensayo de Ariel Dorfman, las últimos momentos del músico Victor Jara, relatado por su viuda Joan Jara y también incluye resonantes discursos de Beatriz Allende, hija del presidente, y de Fidel Castro.

 

«Es posible que nos aplasten. ¡Pero el
mañana será del pueblo!»

 Salvador Allende

Anuncios

Acerca de Juan Pedro Rica Peromingo

Profesor de lingüística inglesa en el Departamento de Filología Inglesa I (Universidad Complutense de Madrid). Licenciado en Filología Inglesa por la UCM. Doctor en Filología Inglesa (área de lingüística de corpus y fraseología) por la UCM. Máster en enseñanza del inglés como lengua extranjera y traducción (Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, EE.UU.) y Máster Europeo en Traducción Audiovisual (METAV) (Universidad Autónoma de Barcelona). Profesor del Máster en Lingüística Inglesa: nuevas aplicaciones y comunicación internacional (departamento de Filología Inglesa I, UCM) y del Máster Europeo en Traducción Audiovisual (Universidad Autónoma de Barcelona). ... simplemente alguien muy romántico, apasionado, sincero y honesto, generoso (sobre todo de corazón), amante de la vida, leal con el resto... con tres "vicios" confesables: la música (sobre todo en directo), el cine y la literatura, especialmente la poesía, e interesado también en el teatro, la pintura, la educación, la política en mayúsculas, y la política social en minúsculas... y Lavapiés, mi barrio de adopción.
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s