Hay una luz que nunca desaparece

Hay una luz que nunca desaparece.

Esa luz eres tú, mamá. La luz que me acompaña y me guía, que me reconforta, que me ayuda, que me hace ser la persona que soy, que me anima, que me apoya, que me sonríe, que llora conmigo, que me protege… día tras día. Siempre en mi mente. Siempre en mi corazón, mi querida y adorada madre. Siempre.

Hay una luz que nunca, nunca desaparecerá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s